domingo, 1 de enero de 2017

Año nuevo en pleno vuelo

King of Prussia, 1 de enero 2917

¿Y si la pasamos tan bien por qué no volver? Y sí, otra vez nos llamó el frío del invierno boreal y decidimos reincidir en la costa este de los EEUU. Con algunas variantes, por cierto, pero con la intención de insistir en aquello en que nos quedamos con ganas.
Elegimos esta vez viajar por LATAM, fusión reciente de LAN y TAM, confiados en el excelente servicio de LAN… y por cierto no nos decepcionó. EL plan de vuelo tenía una escala en Lima, Perú, de tan solo una hora. Pese a lo ajustado del horario, no tuvimos ningún incoveniente. La diferencia horaria nos encontró recibiendo mensajes de Whatsapp desde Buenos Aires por la llegada del 2017 y despegando de Lima en la medianoche peruana mientras veíamos, a lo lejos, algunos fuegos artificiales. Los festejos durante el vuelo se limitaron a un tímido aplauso como toda celebración tras el “feliz año nuevo” dicho por capitán. Pero lo novedoso, para nosotros, pasaba porque habíamos ofertado para un upgrade a business de nuestros pasajes en economy para el segundo tramo del viaje… ¡y se nos había concretado! Así que recibimos el 2017 con una cena de avión, pero elegante y… lo más importante, con mucho espacio para dormir y empezar el viaje realmente descansados. Cuando la azafata me despertó con el desayuno “express” me pregunté qué duro será volver a viajar en clase turista… ¡qué rápido nos acostumbramos al confort!.

Llegando a NYC

La llegada al aeropuerto JFK nos recibió con las maquinitas automáticas para los trámites de migraciones que si bien tienen una interfaz gráfica muy amigable, tuvieron algún que otro problemita para reconocernos a tres de los cuatro… así que terminamos con el officer respondiendo las preguntas de rigor
face to face, como siempre. De migraciones salimos directo para el rental a encontrarnos con nuestro auto. Si bien nos enredamos un poco en el Air Train que conecta las terminales del aeropuerto, distrayéndonos con el tamaño norteamericano de todas los cosas que nunca deja de sorprende… llegamos relativamente rápido y en poco menos de una hora estábamos en ruta atravesando Nueva York en camino a nuestro primer destino. La silueta de Manhattan, como una postal de película, se dejaba ver sobre la línea de un horizonte despejado, azul, soleadísimo y diáfano.
Cruzando NYC

Llegamos un poco después del mediodía a nuestro primer destino, King of Prusia… ¿será quizá la capital nacional de los shopping centers? La cantidad de tiendas que hay por aquí es difícil de cuantificar… aunque prevalece cierto clima a fin de fiesta que seguramente se debe al final de la temporada navideña. Para nosotros, es más o menos igual… nuestras vacaciones, recién comienzan… y había cosas lindas para mirar.


Y rápido nos sorprendió la noche, que se vuelve muy fría y cerrada ya a las 17:30, a más tardar. Pero el día fue tan largo que nos parece un anochecer razonable. Hora de volver al hotel y de recuperar fuerzas para mañana...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada