jueves, 12 de enero de 2017

Paisajes congelados



 6 de enero, Lake George

Finalmente nevó hasta las tres de la madrugada aproximadamente, quizá dos o tres centímetros. Amanecimos con la villa cubierta de nieve y en un cielo casi despejado. Los pequeños cristales reflejando la luz le dan a la nieve esa apariencia mágica de tarjeta con brillantina… hizo también mucho, mucho frío.

Shepherd Park

Salimos a caminar por Shepherd Park a orillas de Lake George y apenas si lográbamos sacarnos algunas fotos sin congelarnos. Nos preguntamos cómo hacen los patos para sobrevivir con diez grados bajo cero...
Patos en el lago helado
Sheperd Park

Lake George

Dada la temperatura, optamos por seguir el recorrido el auto. Fuimos entonces a conocer un pequeño centro de esquí llamado West Mountain. Allí estuvimos un buen rato bajo el sol y la nieve brillante mirando a los esquiadores y analizando cuán empinadas eran las pistas. Almorzamos al aire libre una sopas algo extrañas que compramos en el refugio.


Panorámica 360 de West Mountain

West Mountain

Originales reposeras para esquiadores en West Mountain


Luego nos dirigimos a la zona de Rio Hudson cuyos rápidos son escenario para la práctica de raffting (con otro clima, claro). Allí descubrimos una iglesia presbiteriana (Rockwell Falls) que nos pareció encantadora.

Rockwell Falls
Finalmente, fuimos hasta el lago Luzeme que se encontraba ¡Completamente congelado! De hecho, para llegar a la orilla tuvimos que tener mucho cuidado de no caer por una rampa demasiado “icy”.

 Lake Luzeme (congelado)

El paseo en auto nos reveló un paisaje bucólico de casitas típicas de madera y jardines nevados. Pequeños cementerios anglosajones con lápidas de piedra como en las películas. Ardillas arriesgando sus vidas para cruzar la ruta. Árboles silvestres, cursos de agua congelados y la nieve fresca sobre el bosque enredada entre los rayos de un austero sol invernal.

El camino, regresando a Lake George

Al atardecer regresamos por la zona de Glen Falls y aprovechamos para hacer algunas compras. Solo un rato después, en el hotel, sentimos en la piel el cansancio de un día de sol en la nieve…  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada